Beneficios de los ejercicios abdominales

La nueva actividad de CSC, Abdominales Exprés, confirma lo que hasta ahora desconocíamos: la importancia de realizar estos ejercicios a diario.

El ejercicio físico aporta muchos beneficios para la salud, tanto físicos como psicológicos y, precisamente los abdominales, condicionan gran parte de nuestros movimientos al encontrarse en la zona media del cuerpo. Trabajar esta zona a diario afecta indirectamente al resto del cuerpo y mejora, por poner un ejemplo, nuestra postura corporal, entre otros muchos beneficios.

Trabajar los abdominales ayuda a:

  1. Respirar mejor

Muchos de nosotros no somos conscientes de que respiramos mal. Con el paso del tiempo perdemos la costumbre de respirar con el diafragma, que es lo correcto.

Al realizar abdominales es más fácil volver a la respiración diafragmática, ya que expulsamos todo el aire de nuestros pulmones y por tanto, evitamos que quede aire y permitimos que entre correctamente el aire limpio.

  1. Protege los órganos

En esta zona del cuerpo no contamos con ningún hueso para proteger los órganos (riñones, hígado, páncreas), por lo que es muy beneficioso hacer abdominales para tenerlos perfectamente protegidos.

  1. Mejora nuestra postura y reduce el dolor de espalda

Cuando tenemos unos abdominales poco trabajados estamos forzando la espalda a trabajar más y soportar más peso. Al trabajar estos músculos repartimos el peso y tenemos menos riesgo de sentir dolencias en la espalda.

Además, los abdominales fuertes mejoran la buena postura, lo que disminuye el desgaste de la columna vertebral. ¡Son todo ventajas!

  1. Mejora el equilibrio

Directamente relacionado con el punto anterior, al conseguir una postura correcta a la hora de sentarnos y de caminar, mejoramos el equilibrio. Los abdominales forman parte del soporte de nuestro tronco, y si no son estos los que hacen ese trabajo lo va a hacer la espalda.

El trabajo específico de abdominales permite encontrar el equilibrio y el balance, para evitar que aparezcan problemas como la escoliosis o la lordosis.

  1. Mayor rendimiento deportivo

El entrenamiento de la zona abdominal  además de evitar lesiones nos ayuda a la recuperación y curación de estas y tiene un efecto indirecto en el rendimiento deportivo. La fortaleza en estos músculos nos ayuda a, por ejemplo, chutar más fuerte, nadar más rápido o saltar más alto.

El entrenamiento abdominal actúa con diferentes beneficios en función de la persona, y el resultado se notará más rápido o más despacio, pero de seguro que estas cinco ventajas mejorarán considerablemente la calidad de vida de todos los que los practiquen.

Veinte minutos de abdominales que te servirán para complementar tu ejercicio diario 😉